La Interpretación del Patrimonio ¿es o debería ser una herramienta para la transformación social?

Actualizado: 11 abr

La Interpretación del Patrimonio ¿es o debería ser una herramienta para la transformación social?




Esta pregunta podría hacerse a muchas de otras disciplinas de la gestión del patrimonio, no creo que la Interpretación del Patrimonio (en adelante IP) tenga mayor responsabilidad que la museología, la museografía, la documentación o la restauración, sólo que, por su implicación tan directa con los visitantes o público, podría pensarse que es más importante.

La valorización del Patrimonio es un interesante objetivo para lograr que una sociedad se transforme, ahí estoy de acuerdo, los testimonios materiales de nuestro devenir y el medio natural, puro o modificado, son la suma de nuestra memoria y el espacio vital de nuestra vida, su comprensión y de ahí su conservación son uno de tantos mecanismos para una conciencia ciudadana responsable y comprometida con el futuro. Por tanto, desde esta perspectiva, sí podría entender que la IP puede ubicar ladrillos en el muro de la transformación social.

Lo siguiente sería preguntarnos qué hacer para inscribirnos con otras disciplinas en esa transformación. Y mi respuesta es hacer nuestro trabajo adaptándolo a los cambios de lo global sin descuidar lo local, ser permanentemente un puente de conexión con las demás disciplinas en una tarea conjunta, y mejorar nuestra práctica adecuándola a las nuevas tecnologías y la participación ciudadana.


No puede haber una IP estática, autosuficiente, que no tenga amplias miras de cambio y evolución, sustentada sólo en principios y recetas preestablecidas, y que mantenga una ortodoxia asfixiante que termine por esterilizar sus objetivos por inercia de metodologías obsoletas.

Es necesario también adaptar la IP al territorio e idiosincrasia de la población que lo habita, no puede transformar a nadie si trabaja creyendo que un ciudadano extremeño es igual a un poblador de la estepa siberiana. La metodología de trabajo no puede ser identica, aunque sí muchos de sus principios y objetivos. No puede ni debe haber una IP universal, si no, una comunicación efectiva de valores que difieren, un despertar del interés por el patrimonio al ofrecer claves o pistas que le permitan al visitante ser él, y no el intérprete, quien haga la interpretación y reflexión sobre su experiencia, de la que saldrá luego su aprecio y comprensión.

Y todo esto requiere de unas formas y procederes especiales para grupos humanos específicos, para una transformación social, en conjunto con otras disciplinas, diferente.

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo